PEDRIZA 1974: YELMO. VÍA WHYMPER

Lo que aconteció años atras, leyendas, anécdotas, noticias, curiosidades, encadenamientos, porrazos, bulos, etc.

Moderador: Guadaña

PEDRIZA 1974: YELMO. VÍA WHYMPER

Notapor Bulnes » Mar Ago 08, 2017 5:17 pm

1974; Madrid. Bullicio de balones y cientos de niños de diversas edades comparten los campos de futbol y baloncesto durante un recreo… En un aparte, mi compañero de escalada Pepe Jiménez Mancebo y yo prestamos atención a nuestro amigo Arturo Carvajal que gesticula feliz: “Han abierto una vía nueva en el Yelmo: la Whymper. Acojonante, tíos. Por encima del gendarme de la Higinios, haces la placa de la Eduardo, y en lugar de pirarte por la canal a la derecha, vas en placa a la izquierda; trincas un buril en un rellano y sigues arriba a la izquierda; un paso fino que te cagas. Me piré 4 veces; corriendo para abajo a toda leche, haces un dulfer con la cuerda y no pasa nada. Qué gozada, tíos”.
Arturo está exultante tras su escalada del día anterior. Nariz afilada y respingona, melena morena por los hombros; toda una provocación en un colegio de curas, aunque los tiempos están cambiando: el padre Cesáreo Gabaraín compone canciones religiosas a ritmo de rock y pronto la batería y las guitarras eléctricas amenizarán la misa: “Si Dios es alegre y joven; si es bueno y sabe sonreir… SÍÍÍÍ. ¿Porqué cantar tan tristes, si es oración mi canción juvenil?”
Un pequeño grupo de esos estudiantes hemos decidido tener nuestro propio templo los domingos: La Pedriza. Somos los “TGM” (Trozondos Grupo Montaña) y pintamos esas siglas en nuestros cascos AGV. ¡¡Una nueva vía en el Yelmo!! La Whymper”.
Grandes nombres del alpinismo. El reto de una nueva escalada. Pepe escucha con seriedad total. Ya sabe su plan para el próximo domingo: La Whymper.
La Walkiria, La Vikinga; La Higinios, La Eduardo; El Diedro Norte. No había mucho más para elegir en el Yelmo en aquella época. Pero nada de aburrirse: una vez con Arturo escalamos la Higinios 4 veces en un día; y cazamos un lagarto con un lazo. Mea culpa.

Whymper… Whymper… Ya: el famoso alpinista. Pero en la Pedra… Me pega que esto sea cosa del Whymper: unos meses antes, desde Cantocochino, subíamos Pedro Chapa y yo detrás del Whymper y su piva. Yo era muy novato; pero también Pedro, que llevaba años escalando, sabía que teníamos mucho que aprender del Whymper. Era un adelantado para su tiempo: botas cleta de cuero afelpado incluso para la aproximación. Nada de botas gordas Sexto Grado como nosotros. Pantalones largos de pana marrón claro ceñidos; nada de bávaros como nosotros. Un niky Lacoste, nada de camisa de franela como nosotros. Mochila compacta de 30 l, sin correaje extra; no como nuestras Altus polivalentes con cramponeras y setas y la de dios. Y sobre todo, su piva: pequeñita, mona, atractiva, ágil, silenciosa, sin nada a la espalda.
Caminar detrás del Whymper era aprender: su bota afelpada sabía donde apuntar. El paso lento y correcto en cada caso. Los cambios de pies; las pataditas laterales; esta roca en el suelo se llama “El Jamón”; está en la cueva que atraviesa el camino por debajo de Los Principiantes, cuando gira a la izquierda para ganar el Barranco de los Huertos. Misterioso. El Yelmo queda lejos. Despacio; poco a poco; “Souplesse” que dicen los franceses: suavidad estilosa. Su piva no se queja. Ganamos la pradera del Yelmo y paramos un ratito en la fuente a la sombra.

Enfrente, el gendarme de Higinios. Los dos canalizos paralelos a derechas. La chimenea estrecha a la que se entra por abajo por una gatera y agobia un poco hasta trincar el agarre de salida. El árbol sobre el gendarme. Y dos opciones: la travesía a izquierdas hasta la columna de Higinios; o la placa vertical por derecho de la Eduardo hasta una bañera arriba donde ya es fácil pirarse por una gran canal a la derecha.

EL Whymper siempre hace esa vía, nos dice en un momento en que rompe su habitual silencio contemplativo. La placa por encima del gendarme. Otra innovación para su tiempo: escala con cuerda simple de 11 mm. Qué gusto verle escalar: ¡qué souplesse! Veo cómo se eleva más y más. Su piva no tiene miedo, pero a mí me da un poco de aprensión cuando veo que no hay ni un puto seguro. 10 metros; 20 metros… quizás 30 metros, sin seguro. Así que así es como lo hacen, me digo pensativo.

Cuando es mi turno, de segundo, disfruto con esa placa. Roca noble. Buena adherencia. Mi suela Vibram muerde con seguridad las balmas que ofrece la pendiente. Ya en la reunión de arriba, en esa bañera grande, Pedro y yo recogemos las cuerdas y siguiendo a la piva del Whymper con cuidado nos pasamos a la canal grande que hiende el Yelmo por la derecha. Por encima de la reunión es un muro vertical. Por la izquierda placas infranqueables.

¿Infranqueables?
Por ahí va la vía Whymper!
Este año se ve un buril.
Pepe me asegura desde la bañera. Somos una cordada compenetrada: algún día iríamos a la norte del Eiger. Él ha repartido los largos: él, con sus bíceps de capitán del equipo de balonmano hará las bavaresas y los desplomes; para mí, con mis largas piernas y mi finura natural, quedarán reservadas las placas finas con los seguros en casa dios. Avanzo hasta el buril sin chapa y lo trinco con un cordino fino. Avanzo más y ahora viene el paso. Veo el buril abajo a mi derecha y calculo cómo sería una posible caída. Acojona. En nuestra mentalidad, caerse equivale a morir. Aunque no sea el caso: Arturo ya era un adelantado de su tiempo: pirarse 4 veces en un paso… eso llegará a llamarse escalada deportiva muchos años después. La puntera izquierda de mi Sexto Grado, raspadita y en su punto, cocea suavemente hasta encontrar una posible adherencia: valor. Tiro p’arriba y… aguanta. Felicidad. Siguen unos pasos más fáciles pero con souplesse y llego a un rellano salvador. A pelo Y asegurando al hombro: “REUNIÓN”.

¿Cómo sigue la cosa? Estamos en un rellano horizontal que se acaba por la izquierda y por la derecha. Por encima queda un muro horizontal surcado por diversos canalizos más o menos esbozados. Al no ser ni bavaresa ni desplome… me toca. Estoy exultante, pero lo que queda me va bajando los humos. Estoy dentro de un canalizo ancho, como en placa, pero la cosa se va poniendo seria, y no hay ningún seguro. No puedo destrepar, tan difícil es lo que ya llevo subido. Empiezo a desesperarme y encuentro una solución loca: lanzo una pata al canalizo de la derecha y hago oposición con la manos en el borde izquierdo del canalizo donde estoy. Funciona. Voy aupándome penosamente y llego a la situación más grotesca de toda mi vida: haciendo bandera entre dos canalizos. El cuerpo horizontal. Estirado de manos a pies. A unos 10 metros por encima de la reunión a pelo. Los canalizos ya tumban más, pero va desapareciendo su reborde. Me falta un paso. Milagro: descuelgo la pierna izquierda y la pongo en placa malamente. Milagro: No me caigo. Ya no estoy exultante. Estoy avergonzado. No hay nadie más en todo el Yelmo que nosotros, pero no es eso. Es la vergüenza interior de haber estado a punto de matarte estúpidamente. Aunque tampoco se me ocurre ninguna manera de matarse inteligentemente. Bueno, pues ahora sí es cima. Para cuando Pepe llega a mí como puede ya he recuperado la alegría y la satisfacción de habernos hecho ¡La Whymper!

Epílogo: Agosto 2017
Casa rural el Roblón, del famoso alpinista Carlos Gallego. Llego con mi mujer dispuestos a hacer el vago un par de días. Pero enseguida Carlos me ofrece un par de libros con fotografías y croquis: El gigantesco monte McKinley, en Alaska, cambia de nombre a Denali para los que conocen sus vías y han vivido en sus hielos y han descorrido un poquito el tenue visillo que separa la vida de la muerte. Gracias, Carlos, por avivar mis pequeños recuerdos.
:D
Avatar de Usuario
Bulnes
 
Mensajes: 298
Registrado: Sab Dic 29, 2007 1:02 am
Ubicación: Colmenar Vejo

Re: PEDRIZA 1974: YELMO. VÍA WHYMPER

Notapor julio17 » Mié Ago 16, 2017 11:51 am

Ay, aquellos bávaros y camisa de franela con las kamet sexto grado, que tiempos los setenta.
Precisamente en el 74 fue cuando me inicié en el Yelmo, haciendo los Higinios y la Wikinga, seguro que coincidimos algún día Bulnes.

Muchas gracias por el relato y por los recuerdos que me han traído de aquella época.

Un abrazo.

Julio _1003
Avatar de Usuario
julio17
 
Mensajes: 69
Registrado: Sab Mar 21, 2009 1:14 am


Volver a Historias de La Pedriza

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron

x