Directa Peñalara y Vía Appia al Risco del Camello

Lo que aconteció años atras, leyendas, anécdotas, noticias, curiosidades, encadenamientos, porrazos, bulos, etc.

Moderador: Guadaña

Directa Peñalara y Vía Appia al Risco del Camello

Notapor viaclasica » Sab Oct 29, 2016 8:10 pm

La Directa Peñalara al Risco del Camello - Por Pedro P. Gómez

Cuando por primera vez ascendí a la cumbre del risco del Camello, por su hasta ahora única y singular vía de ascensión, que en 1948 forzaran otros compañeros "peñalaros", me sentí influenciado por su original cumbre. para mí una de las más bonitas de los riscos pedriceros y comencé a pensar en la posibilidad de una nueva ruta hacia la misma.

La configuración del risco no ofrece muchas posibilidades, pues predomina la ausencia de grietas en todo su contorno, únicamente a unos cinco metros a la izquierda (W) de la vía normal una cegada fisura asciende algunos metros para ensancharse más tarde y cegarse de nuevo a unos seis metros de la cumbre.

Es por ahí por donde decidimos probar suerte y en el mes de junio de 1966 Julián Alcántara y yo comenzamos con el proyecto. Desgraciadamente. al concluir la fisura inicial Julián sufre una caída al romperse el remache de un burl, y es preciso abandonar. Puede que sea debido a esto por lo que decido no volver al intento.

Ha pasado un año desde entonces. Mi habitual compañero de cuerda, Domingo y yo hemos cambiado impresiones y decidimos probar suerte de nuevo.

El día 5 de noviembre nos encontramos, una vez más. en el agradable jardín que rodea el risco. Comienzo con la ya conocida grieta inicial, en la que la "clavada" es bastante mala, debido a lo cegado de la fisura. Al concluir ésta y para alcanzar el canalizo, que ahora continúa, es necesario introducir un buril. Se requieren para superar esta parte cuatro tacos de madera de unos 8 cms., que a veces es necesario acuñar con clavijas. Recorridos unos ocho metros de este canalizo es preciso abandonarla, pues se ensancha demasiado y con
dos clavijas, introducidas en una grieta nacida un metro a la izquierda. llegó al pie de la oreja característica.

Es tarde ya y como por otra parte no traemos los buriles necesarios para poder concluir la ascensión, decidimos suspender por hoy la actividad. Fijó una doble cuerda en estas dos últimas clavijas y tras un pesado rape[ de recuperación, llegó al suelo.

Acordamos volver al próximo domingo, pues ya sólo queda el canalizo final que, aunque hoy me ha parecido de fácil superación, presentará problemas en su momento.

El día 12 nos encontramos de nuevo al pie de la pared. Hoy somos uno más en la cordada, pues nuestro amigo Ventura se nos ha incorporado de nuevo. El tiempo no nos es muy favorable, pues durante todo el día el viento nos traerá de las Cabezas de Hierro la nieve caída en la noche.
Comienzo de nuevo la tan familiar vía para llegar en poco tiempo al punto máximo alcanzado la pasada semana.

Para salir de esta reunión es preciso efectuar un paso en libre, bastante delicado, alcanzando así una delgada fisura donde se puede introducir un clavo.
La oreja característica, comienzo del canalizo final, se encuentra completamente suelta y por tanto, resulta inútil como punto de apoyo. Con la ayuda de un grueso taco consigo encaramarme en el propio canalizo para ascender po ré. Al final del mismo, un pequeño escalón permite ponerse en pie para comenzar a burilar.

El primer tornillo agarra perfectamente. El itinerario trazado en un principio, consistente en alcanzar unos buriles de rapel, próximo a la cumbre, he de variarlo hacía la izquierda después de intentar por tres veces introducir el remache en el descompuesto granito. Dos nuevos buriles en bastante mal estado siguen al primero. Del último se sale apoyando la puntera de la bota en el remache a un pequeño lomo en el que la adherencia es el factor primordial y desde aquí se ha de lanzar un mogote para llegar a una “huevera” que permite una fácil ascensión hasta la cumbre.

Al recuperar la cuerda compruebo que el segundo tornillo se ha salido nada más pasar yo. Pienso de la que me he librado.

Ventura y Domingo, al que le ha tocado “el dulce” de la recuperación han de superar esta última parte a cuerda fija…

Ya en la cumbre y gozando de esta nueva aventura, divisamos nuestro preciado refugio, en el que reina una gran actividad de “jerseys rojos”. Más tarde comprobaríamos que esos “jerseys rojos” nos habían saqueado la despensa.

Escalada realizada por los miembros de la Sección de Montaña: Domingo Combarros, Ventura Comendador y Pedro Pablo Gómez.

Material empleado:
2 cuerdas de 40 m.
3 estribos-persona.
2 mazas.
10 clavos
7 tacos.
3 pitonisas.
4 buriles.
Dificultad: M D. sup.











Vía Appia al Risco del Camello por Ventura Comendador

El comienzo de este nuevo itinerario es una grieta semiciega que sube en artificial, muy delicada hasta unos 10 metros (A2). Nos vemos obligados a emplear pitones extraplanos y cortos y algunos tenemos que acuñarlos en flor para que hagan más fuerza, pues se salen por falta de profundidad; esto nos costó toda una mañana. Como el sol calienta desistimos
y lo dejamos para el otoño, desclavándolo todo.

En el siguiente intento nos costó bastante el volvera clavar y superamos 10 ó 15 metros más, hasta llegar al final de la fisura, empleamos pitones universales y dos de U (A1 ). En esto, en la vía normal se produce un accidente a una cardada por salirse uno de los tacos: se produce la cremallera y el escalador cae hasta el suelo, produciéndose una lesión en el tobillo. Nos volvimos a bajar para prestar ayuda y bajar al herido a Canto Cochino. Hemos vuelto a dejar desclavado el principio.

Otro nuevo intento nos lleva a la base esta vez. Hacemos una pequeña variación en el itinerario y subimos por la derecha, entre dos piedras en chimenea. hasta una repisa que tiene un árbol seco, y en una losa que hay despegada de la pared colocamos un buril que nos pone al final de la grieta estrecha ahorrándonos considerable tiempo. Superamos la parte que teníamos clavada, hacemos reunión sobre estribos, muy cómoda, para llegar a las setas y empleamos cuatro buriles (A1). Las setas se superan con pasos de IVº y de salida IVº superior, en donde colocamos otros dos buriles para seguro en la placa de salida a la cumbre. Pepe remonta unos cinco metros (hasta donde la placa se pone más inclinada y pierde
la rugosidad), resbala una y otra vez, no consigue adherirse a la roca, y en una de estas veces cae y no logra pararse en la pequeña repisa. Sigue su caída, pero los buriles le aguantan y se detiene sin más consecuencias que arañazos en las manos y el susto
correspondiente. Nos volvemos a bajar.

El domingo siguiente subimos, uno con bota dura y yo con cletas, para dar el paso final que nos lleva a la cumbre, teniendo que emplear aún dos buriles para superar la placa de Vº superior.
Fecha: 4 de agosto de 1970.
Graduación: Vº.
Material: dos cuerdas de 40 metros. 20 mosquetones.
20 clavos variados, seis estribos y dos mazas.
Cordada formada por José Alcover y Ventura Comendador, ambos de la Sección de Montaña de Peñalara.

NOTA. En la actualidad este itinerario está desclavado.

Nota técnica:
La vía discurre por la cara sur, a la izquierda de las dos existentes (vía Peñalara en el centro, vía Normal a la derecha) y recorre una grieta muy característica en forma de S en su primera parte y termina por la arista oeste.

Atacar unos metros a la derecha del aplomo de esta grieta por una corta chimenea (IIIº). Continuar por un lomo ascendente hacia la izquierda, fácil. A su final, alcanzar los primeros buriles y, en escalada artificial muy bella, recorrer la grieta (buriles al principio, luego
clavijas). Reunión sobre estribos al final de la grieta. Conjunto del paso IIIº, A1, 20 metros.
Continuar en artificial (cuatro buriles) y pasar a libre gracias a unos buenos agarres muy visibles y característicos. Escalada en libre, aérea y vertical, para alcanzar una gran «huevera» en el filo de la arista. Reunión para uno (buril de seguro). Conjunto del paso
A1, IV, 10 metros.
Escalar la arista final que es una placa de gran pendiente, muy delicada (buriles de seguro. Vº, 15 metros). Se llega a la cumbre oeste.

Datos técnicos
Dificultad: A1, Vº.
Horario: 1 hora y 30 minutos para dos.
Material: Dos cuerdas de 40 metros, 20 mosquetones y estribos.
Longitud: 45 metros.
Descenso: Rapel por la cara sur sobre buriles. Muy largo.
Primera escalada: Ventura Comendador y José Alcover.








Croquis actualizados en: http://www.viaclasica.com/web/conjunto- ... a-pedriza/
Avatar de Usuario
viaclasica
Site Admin
 
Mensajes: 4483
Registrado: Lun Oct 23, 2006 7:36 pm

Re: Directa Peñalara y Vía Appia al Risco del Camello

Notapor carlos gallego » Mié Nov 02, 2016 9:18 pm

Allá por los 70, el grupo de colegiales al que pertenecía, subimos por la "Appia" y nos quedamos pensando en la "Peñalara".
Regresamos algún fin de semana más tarde y ¡zas! Me marqué un vuelo de rozar suelo con el culete cuando saltó el último taco de madera, al querer salir en "libre agarrao a un matojillo" que conectaba con un canalizo casi al alcance de la mano... Pero no pudo ser.
Avatar de Usuario
carlos gallego
 
Mensajes: 1797
Registrado: Sab Dic 12, 2009 2:38 pm

Re: Directa Peñalara y Vía Appia al Risco del Camello

Notapor josefer » Mié Nov 09, 2016 12:49 pm

¡Qué buenos estos relatos y las fotos de la época! Habrá que desempolvar los estribos y darse una vuelta por allí :wink:

Por cierto Uge, creo que el croquis tiene confundidos a los aperturistas de la Peñalara y la Appia. Compruébalo, creo que están al revés. _1005 _1005 _1005
"Los viejos rockeros nunca mueren" :twisted:
Avatar de Usuario
josefer
 
Mensajes: 2123
Registrado: Jue Sep 24, 2009 9:05 am
Ubicación: Los Negrales-Alpedrete


Volver a Historias de la escalada

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

x